Noticias

29 de Enero de 2008

Visita al Teatro Real

En la plaza Isabel II, rigiéndola, se yergue un edificio de un aspecto majestuoso.Elegante, con cierto encanto similar a la ópera de París pero mucho más sobrio en su ornamentación, encontramos, el Teatro Real de Madrid.
Conforme uno se aproxima, se le intuye una gran capacidad, pero ni dejándonos llevar por la fantásticas líneas que relatan “El Fantasma de la Ópera”, ni incluso, habiendo asistido a alguna de las representaciones que en este mismo teatro se ofrecen, somos capaces de imaginar la enormidad de esta construcción en su totalidad.
Son en torno a unos 72.000 los metros cuadrados que, repartidos en ocho pisos por encima de la planta calle y seis por debajo de ella, albergan; sastrería; talleres de utillaje; almacenes para vestuario, decorados…; salas de ensayo para bailarines, coro, sinfónica, solistas, escenografía; dispone de cocina; una cafetería que resulta espectacular con esos enormes ventanales que dan directamente al palacio real y sus jardines; un restaurante de ensueño; salones para recepciones, en los que a uno le parece que en cualquier momento va a dar comienzo un baile para la más alta nobleza de la corte del siglo XVII; vamos, se nos descubrió un mundo de lujo y fantasía capaz de guardar y alimentar infinidad de historias y secretos.
 
Los alumnos de 1º de Moda tuvieron la oportunidad de hacer un recorrido por este magnifico teatro en compañía de Mª Dolores Vallejo, jefa de estudios y Elena de frutos, tutora de Diseño de Moda.
En la puerta de acceso, para los no pocos empleados que allí trabajan, les esperaba María Weissenberg, encargada del departamento de comunicación del teatro real.
Tremendamente amable y encantadora, María, dirigió la visita, descubriéndoles cuantas estancias podían ser visitadas en ese momento y facilitando al grupo el contacto con los responsables de cada sección.
Durante más de dos horas y media fueron admirando todos los salones y talleres que iban siendo comentados, sin dejarse, por supuesto, el escenario, su foso de orquesta, patio de butacas y el palco real, etc.
La visita se concentró principalmente, como es lógico, en la sastrería del teatro.
Con la autorización del Jefe de la sastrería real, pudieron ver, tocar y curiosear los trajes y vestidos de “Tristán e Isolda”.
Esta ópera de Wagner; dirigida por Lluis Pascual y protagonizada por Waltraud Meier (considerada la mejor Isolda del momento por los críticos) y por Jeanne-Michèle Charbonnet, es la obra que se encuentra actualmente en cartel. También pudieron disfrutar de los vestidos que saldrán a escena en la Gioconda, la próxima obra que albergará este teatro.

El encuentro más destacable por su pasión, los conocimientos ofrecidos y su duración, fue el que tuvieron con Gloria de la sastrería real.
Gloria, reveló los secretos del lavado, planchado, tinte, arreglo, confección y organización para su almacenaje, de las prendas que luego dejan al público boquiabierto en el escenario.