Noticias

14 de Septiembre de 2018

Manuel Estrada: “El glamour debe desaparecer en el mundo del diseño”

Iba para arquitecto pero descubrió la gráfica como una herramienta de comunicación y desde entonces su vida está rodeada de logos y cubiertas de libros, revistas y carteles. Su pasión por la profesión le llevó a fundar su propio estudio de diseño y a dar vida a una de las asociaciones referentes en la actualidad del sector, Dimad. Convencido de que sobra glamour en su entorno profesional acaba de recibir el Premio Nacional de Diseño 2017 con los pies en la tierra, reflejo de la naturalidad y cercanía que desprende su personalidad.

Mantiene que no existen los atajos ni las recetas mágicas y que a la inspiración hay que esperarla trabajando. Una dilatada experiencia que le ha permitido dar este consejo a los más de trescientos alumnos de primer curso que escuchaban boquiabiertos su conferencia inaugural como arranque del curso académico 2018-19: “debéis asumir vuestra formación no como una carrera de velocidad, sino como una maratón prolongada de aprendizaje”. Entrevistamos a Manuel Estrada, uno de los grandes del diseño español empeñado en convencer al mundo de que su sector puede levantar un negocio o incluso un país.


¿Es el diseño en España un fenómeno emergente? 

Este tipo de preguntas me gusta responderlas con datos. Desde Dimad hicimos una encuesta hace tres años junto con la Dirección General de Industria de la Comunidad de Madrid, en la que entrevistaron a 400 responsables de empresas industriales medianas y grandes de la comunidad. La mitad de ellas afirmaron que nunca habían utilizado el Diseño.

En cambio, si esta pregunta la trasladamos al núcleo más productivo de Europa, a Japón o a EEUU, probablemente las que “no” se reducirían a un 10% , es decir, esa utilización del diseño da una medida de cuál es la capacidad de utilización del talento de los diseñadores en la actividad económica de un país.

En sentido, podemos preguntarnos “¿Cuál es la alternativa muchas veces para los diseñadores?” Crear empresas propias, autoproducir muebles, poner en marcha sus colecciones de moda, sus proyectos audiovisuales, sus videojuegos y sus diseños gráficos, pero claro, necesitamos industrias con las que referirnos.

 

¿El diseño español tiene complejo de inferioridad o simplemente tenemos que hacer los deberes más rápidos?

Por eso hay que hacer lo deberes más rápidos ya que necesitamos una labor de emprendimiento más rápida y más culta. De alguna forma hay que llevar a la buena nueva a muchas empresas españolas que han superado la crisis pero que piensan que el diseño es algo para quien no tiene nada que nada que vender y no al contrario. Si una empresa exitosa implanta el diseño en sus productos, en sus procesos, en su imagen, en su comunicación, y multiplica su capacidad.

“No solamente no nos tenemos que sentir inferiores sino que nuestras generaciones y las nuevas, están haciendo una labor de aceleración importantísima”

¿Qué actitud debe tener un diseñador?

El trabajo de un diseñador es muy importante y a la vez hay que quitarle importancia. Estrellas no necesitamos mas que en el firmamento. Los diseñadores debemos ser como los ingenieros, como los arquitectos, como los escritores. Gente que crea y que no tiene nada especial, ya que no somos más importantes que los demás. Por tanto, esta actitud de que tenemos que ser estrellas y que hay que detectarlas entre nosotros, es una actitud errónea.

 

Welcome_Day_2018_19-8
El Premio Nacional de Diseño 2017 en el Fab Lab de ESNE durante la entrevista tras su conferencia en el Welcome Day.

En el mundo del diseño hay que apagar el glamour y tratar de hacerlo más riguroso y profesional, así solo lograremos convencer a las empresas y a la sociedad de que nuestra profesión es importante no porque tengamos cascabeles, sino porque multiplicamos los resultados, porque hacemos más atractivas las comunicaciones, porque hacemos que los muebles sean más cómodos, que la ropa seduzca más. Es decir, por lo que hacemos y no por el reconocimiento externo.

 

En la conferencia que ha impartido en ESNE con motivo de la inauguración del curso, aconsejaba a los alumnos que debían asumir su formación “no como una carrera de velocidad, sino como una maratón prolongada de conocimiento” ¿Qué otros consejos podría dar a estos futuros diseñadores?

Sería un consejo que tiene que ver con mi propia experiencia. Yo creo que se empiezan a ver los frutos de una actividad creativa compleja cuando uno lleva tiempo trabajando. Otro consejo es que sean ellos los protagonistas del proceso de aprendizaje. Si no hay una actitud de aprender del que aprende, no hay aprendizaje. Suele haber escucha y después una repetición de papagayo, de lo que uno ha escuchado en las clases. La enseñanza es una actividad activa del que aprende. Ese es mi consejo.