Noticias

2 de Febrero de 2009

Mª Magdalena, Novia del Sur

Nuestra finalista del concurso “Novia del sur”, María Magdalena Méndez Isla, ha regresado de Sevilla plenamente satisfecha de su participación, y no es para menos. Ha sido una de las jóvenes diseñadoras más comentadas y alabadas del concurso, tanto entre sus compañeras de desfile, como entre los asistentes al evento de presentación de los diseños finalistas. Y todo, gracias a la marcada y atractiva personalidad del traje de novia con el que se presentó a esta convocatoria, que ya ha sido definida por todos como; no sólo de un altísimo nivel, si no, muy superior a la de cualquier año anterior.

Para los supersticiosos, la suerte quiso ponerse en su contra siendo su modelo la tercera en salir a la pasarela, dentro del segundo bloque en el que se dividió el desfile,por lo que apareció, finalmente, en la posición numero 13. Si eso le arrebató el premio, o no, no lo sabemos, pero desde luego, lo que no pudo impedir, fue que su participación brillara de la manera en la que lo hizo.
María Magdalena fue una de las únicas que tuvo la valentía de asumir algunos riesgos que la diferenciaron claramente de las demás participantes, como fueron; el vestir una novia realmente, cómoda, sencilla, informal y deliciosa; o el uso, al contrario de las demás, del pantalón como base; o mismamente, ese cierto toque de color que se atrevió a introducir en los complementos.

Aquí puedes  ver su aparición:
http://es.youtube.com/watch?v=lgkuKerHqoA

Durante el desfile , unos zapatos de tacón, con punta triangular, blancos, unían al suelo a un diseño que parecía levitar cuando se ponía en movimiento. Y es que, la falda-pantalón de cintura alta y con volantes tipo cascada conseguían atrapar al observador cuando, en cada paso de la modelo, éstos parecen querer mantenerse flotando en el aire.
El top, sin mangas y con el cuello acabado en terminaciones en forma de onda, del mismo shantung y color blanco que el resto del vestido, ofrecía ese toque veraniego propio de la fantasía atmosférica del sur.
No nos podemos retrasar más en la mención de los originales tirantes florales, compuestos por rosas rojas, que además de ser un precioso reclamo visual, aportaban al vestido la alegría y pureza propia de una ocasión como esa, propia de una boda joven y realmente feliz.
Cerrando el motivo sureño, la mantilla blanca, acompañada de otra rosa roja, hacia del conjunto un diseño personal y rompedor, merecedor de las críticas que ha obtenido.