Videojuegos

13.09.2021

Rubén Buren analiza los mejores personajes de videojuegos según su diseño

El diseño y arte en los videojuegos se pueden aplicar a casi todos los ámbitos de su desarrollo. A través del concept art se une dibujo e ilustración para dar forma al diseño inicial y construir un concepto básico de todos los elementos visuales como ambientes, personajes, props, etc.

El profesor del Grado en Diseño y Desarrollo de Videojuegos Rubén Buren ha seleccionados los diseños de personajes que se han diferenciado por elementos que los definen estéticamente o que gracias a su diseño artístico sostienen un juego.

Esta selección se ha basado en aquellos personajes y videojuegos que buscan diferentes maneras de comunicar atendiendo a su animación, interacción o repercusión en la industria:

En Bound, videojuego de plataformas en 3D donde la danza es la protagonista, se encuentra un personaje basado en la bailarina María Udod, todos los movimientos y estética pertenecen a la danza y es un personaje fácil de recordar. En cuanto el movimiento también se puede guardar un recodo a Journey y su manera de flotar en la atmósfera, con esa enigmática elegancia de su vestimenta y volúmenes.

En Mario y Shovel Knight se encuentran ese tipo de personajes que hacen de la normalidad su estrategia de diseño. Un fontanero regordete o un caballero con una pala, “sin duda no se olvidan para romper los estereotipos del héroe, como en Florence.”

En The Last of Us, se puede hablar del diseño de todos los personajes, de cómo han trabajado el avance del hongo en la estructura humana. Rubén Buren se centra en cómo se ha huido del “male gaze” en el fantástico personaje de Abby.

Sin duda muy criticado, pero es el camino para romper muchos clichés que paralizan el avance de la sociedad.

Icónicos, por su particularidad en el diseño y relación con al arte y la narrativa del juego, se puede mencionar a los protagonistas de Limbo, Inside, Little Nightmares o Cuphead. Son personajes que llevan a lugares que no se olvidan y que tienen un toque de originalidad y complejidad que otorga la sencillez del buen diseño.

Un lugar reservado merecen también los secundarios, a veces más importantes, en juegos como Bioshock, Alice Madness, Blasphemous; o el bloque de estética del diseño de un grupo como Patapon, Machinarium, Botanícula, Chucel, Darkest Dungeon, Valiant Hearts, Night in the woods o Hades.