Noticias

31.08.2016

Kyurinaga’s Revenge: el videojuego made in Spain tiene futuro

Kyurinaga’s Revenge está disponible para PlayStation 4, Xbox One y PC a nivel mundial

En el proyecto participan Luis Barranco, David Seoane y XingBo Ling, Graduados en Diseño y Desarrollo de Videojuegos  de las últimas promociones de ESNE

El sector de los videojuegos en España goza de buena salud.  La industria española del videojuego ha mantenido en 2015 el ritmo de crecimiento que viene experimentando desde hace unos años. En 2015 facturaron 510,7 millones de euros, un 24 % más que el año anterior, y 480 son las empresas made in Spain que actualmente mueven uno de los mercados con más futuro de nuestro país. Gran parte de este éxito es gracias a estudios nacionales como Reco Technology, formado por tan sólo 14 personas llenas de talento y creatividad capaces de desarrollar juegos que nada tienen que envidiar a las grandes producciones asiáticas y estadounidenses. Con la excusa del lanzamiento de Kyurinaga’s Revenge -juego que combina 2D, 3D, acción, plataformas y puzles- proyecto en el que además participan Luis Barranco, David Seoane y Xingbo Lin, Graduados en Diseño y Desarrollo de Videojuegos de ESNE, entrevistamos a uno de los estudios españoles que empieza a despuntar más allá de nuestras fronteras.


¿Cómo surge la idea del juego?

Kyurinaga’s Revenge surge como una continuación de la IP que comenzó con Yasai Ninja. En Reco Technology le tenemos un cariño especial al universo ‘vegetal’ de Kaoru y Broccoli y nos dejamos muchas historias en el tintero que no pudieron entrar en la primera entrega. Cambiamos el género (de un hack & slash a un juego de plataformas) pero la historia ocurre en la misma época con muchos más personajes e incluso un villano nuevo. Volviendo un poco al tema del género plataformas, queríamos contar una historia que acompañase a los niveles pero que no restringiese la experiencia del jugador. Pero  al mismo tiempo queríamos ofrecer un mundo lleno de personajes y de historias, en caso de que el jugador quiera ahondar un poco más en todo este conflicto de verduras.

Kyurinaga’s Revenge es un juego que combina 2D, 3D, acción, plataformas y puzles. Cada personaje tiene un estilo distinto de juego: Broccoli puede lanzar mortíferos kunais y Kaoru sus trampas explosivas. Puedes cambiar entre personajes en cualquier momento del juego pero ten en cuenta que, incluso si eres un lobo solitario, necesitarás combinar ambos héroes para superar todos los enemigos y puzles que Kyurinaga pondrá en tu camino. O puedes también jugar con un amigo y derrotar al Shogunato en nuestro modo cooperativo. Además, en esta edición inlcuimos dos modos de juego inéditos, el nuevo e intenso Modo Horda, y el infatigable 1vs1, ¡a fin de que nuestros jugadores disfruten de la experiencia más completa!

Imagen de Kyurinaga's Revenge

 

¿Cuáles son las principales dificultades a las que os habéis enfrentado durante el proyecto?

Ha habido muchas y a muchos niveles. Hacer un videojuego es un proceso complicado que de por sí que requiere que mucha gente comparta y aporte para generar una visión común. Pero dejando a un lado cuestiones técnicas diría que uno de las grandes dificultades ha sido la jugabilidad. Kyurinaga’s Revenge es un juego de plataformas, por lo que requiere que ciertas mecánicas estén muy, muy pulidas para evitar una experiencia frustrante. Tratar de  encontrar un equilibrio entre control de personajes, niveles, obstáculos y diversión. Desde el primer momento queríamos que Kyurinaga’s Revenge fuese un reflejo de todos los juegos clásicos de plataformas de nuestra infancia (muchos de ellos caracterizados por su dificultad) pero que también permitiese disfrutar de la experiencia a todos aquellos jugadores que no son aficionados al género. Han sido muchas horas de ensayo y error, haciendo y re-haciendo niveles, ajustando enemigos y plataformas, etc. Pero creeemos que hemos conseguido crear un juego entretenido y desafiante. Además, si alguien piensa que es muy difícil siempre puede llamar a un amigo e intentar pasárselo juntos en casa, ¡Que Kyurinaga’s Revenge también viene con cooperativo!

¿Quiénes formáis el equipo y cuáles han sido vuestros papeles en el desarrollo?

El equipo de Reco lo forman un total de 14 personas.El departamento de programación (uno de los núcleos más importantes del proyecto) se han encargado de ‘traducir’ y dar forma a todos los diseños, mecánicas y niveles, además de su posterior conversión a consolas. El departamento de 2D se ha encargado del diseño de personajes, cinemáticas y en general de dotar de vida y de ese aspecto ‘cartoon’ a todos los personajes de Kyurinaga’s Revenge.

El departamento de 3D, encargado de props, modelado y texturizado y en el que trabaja uno de vuestros ex-alumnos, Luis Barranco, y en el que también colaboró otro ex-alumno vuestro, David Seoane, que nos dejó hace tiempo para continuar su aventura laboral en Tequila Works. Trabajamos también con freelances, como es el caso de nuestra diseñadora de niveles y el compositor de la música.Un animador, XingBo Ling, también ex-alumno de vuestra universidad. El departamento de producción, que gestionamos fechas y recursos y hacemos un poco de todo montando sonido, video y escribiendo contenido para el juego y por supuesto nuestro CEO y director de marketing, que nos financian y se encargan de publicidad y distribución.

«Ahora mismo estamos en un momento ideal para hacer videojuegos en este país»

¿Cómo definiríais la industria del videojuego español?

Llena de talento y con muchas ganas. Ahora mismo estamos en un momento ideal para hacer videojuegos en este país: Formaciones profesionales desde universidades y otros centros, programas por parte de Sony o Microsoft para apoyar a estudios pequeños… La escena indie ha hecho mucho por todas esas personas que siempre han querido hacer videojuegos pero nunca han sabido cómo. Hemos tenido oportunidad de compartir escenario con profesionales como Darío Ávalo o los chicos de Anima y Blues and Bullets entre otros y es una sensación genial ver que hay tanta gente que quiere hacerse un hueco en el mercado y poner a España en el panorama de videojuegos internacional.