Noticias

18 de Julio de 2019

Innovación 4.0: ESNE diseña los trajes espaciales de la primera misión de Astroland

Coincidiendo con el día en el que se cumplen 50 años del lanzamiento de la primera misión que consiguió que el ser humano llegara a la luna,  acaba de dar comienzo la segunda gran carrera espacial: la futura colonización de Marte. Y lo hace en España (Cantabria) y con la colaboración de ESNE- Escuela Universitaria de Diseño, Innovación y Tecnología.

Una fecha simbólica que ha sido elegida para la puesta en marcha del proyecto Astroland, la primera agencia española que está desarrollando las condiciones de vida de Marte en una experiencia  espacial analógica desde una cueva cántabra. “Hemos elegido esta fecha no solo como un homenaje a todos aquellos que dieron un gran paso para la humanidad, sino que también simboliza un punto de inflexión entre la llegada a la Luna y los primeros pasos hacia una futura llegada del hombre a Marte, hasta ahora imposible por lo complicado del reto”, ha destacado David Ceballos, CEO de Astroland.

 

El Presidente de Cantabria Miguel Ángel Revilla en la presentación oficial a los medios momentos antes del comienzo de la primera misión de Astroland.

 

Una primera misión compuesta por 5 “Astrolanders” de diferentes perfiles profesionales que han recibido un amplio programa de formación previo y que serán los primeros en vivir esta eexperiencia previa en el Astroland Space Center situado en el Centro Científico y Tecnológico de Cantabria realizando paseos espaciales y participando en cursos de espeleología y prácticas de flotabilidad neutra que simulan los estados de ingravidez y reciben formación en planes de emergencia para actuar ante cualquier circunstancia adversa.

Finalizada esta segunda etapa, y totalmente preparados, los elegidos entran en la cueva. En su interior, dispondrán de lo básico para poder subsistir tres días dentro, al tiempo que experimentan y testean cómo sería la vida humana en Marte. Trajes de astronauta y ropa técnica -diseñada por un equipo de trabajo de los Grados en Diseño de Producto y Diseño de Moda de ESNE-, laboratorios para el cultivo de plantas en condiciones imposibles, cápsulas de vida, comida liofilizada, y un largo etcétera de útiles que harán la vida en la cueva mucho más fácil a los Astrolanders.

 

Así es el traje Astrolander made in ESNE

De polipropileno 100 % reciclado. Hecho a medida. Un textil termorregulador para garantizar el breathability y la comodidad del usuario y para evitar transpiración que podrían afectar el rendimiento físico y psicológico durante la misión.

Los prototipos han sido diseñado por Eider Fernández, Gabriel Santana (alumnos de Diseño de Producto) e Inma Hernández (alumna de Moda) coordinados por los docentes María Tamames, Javier Sanz, Alberto Ramos, Jesús López y Frédéric Misik.

Los astrolanders no podrán salir de las cabinas sin su traje espacial, un mono de polímeros tejido en una sola pieza mediante impresión en 3D con la ayuda de un grupo de alumnos de los Grados en Diseño de Moda Diseño de Producto. Un traje antibacteriano, estanco, resistente a la abrasión y flexible que los elegidos tendrán que llevar puesto obligatoriamente cuando salgan al exterior; al entrar pasan previamente por una zona de desinfección.

 

En concreto, se ha trabajado en el diseño e implementación de un sistema de ventilación del casco exclusivo para la cueva, además de la integración de sistemas de iluminación y la incorporación de una doble pantalla, una mayor potencia del ventilador y un visor de policarbonato de excelentes propiedades ópticas adaptándose a las condiciones en la cueva (visibilidad, antivaho, etc.) En cuanto al diseño textil, se han tenido en cuenta conceptos como confort y adaptabilidad a través de un diseño integral en tricot mediante la tecnología japonesa Shima Seiki (similar a la utilizada por la NASA).

Además, se ha incorporado apoyo ergonómico cervical hinchable y regulable bajo el casco-mochila, para evitar que el peso provoque inconvenientes y mejorar así la biomecánica en general del tren superior. Asimismo, se han desarrollado unos guantes utilizando la misma tecnología que permiten sus uso con dispositivos tecnológicos de control táctil que e propio traje tiene integrado a la altura de la muñeca izquierda.