Entramarte

Nuria Guillén Boíllos


Asignatura: Proyecto Fin de Grado

Curso académico: 2015-16

Titulación: Grado en Diseño de Interiores

Nombre del proyecto: Entramarte

‘Entramarte’ surge por la necesidad de ofrecer al visitante la posibilidad de disfrutar del entorno y del programa que se desarrolla en el proyecto, siendo este una residencia artística. Elegí esta ubicación porque se adaptaba perfectamente a las cuestiones que me había planteado y que quería resolver mediante la proyección de ‘Entramarte’. Decidí extender la literatura, que era la temática impuesta en el enunciado, hacia la búsqueda de la unión entre todas las artes. Para conseguir esto, en el proyecto introduje una biblioteca, talleres de pintura, aulas de ensayo, un auditorio o un archivo de documentos.

El enclave es el Monasterio de San Pedro de Arlanza, situado en el municipio de Hortigüela en la provincia de Burgos. Elegí este emplazamiento principalmente porel paisaje que lo rodea, con el río Arlanza que lo circunda, los colores llenos de matices y tonalidades diferentes en la vegetación, que van cambiando en función de la época del año. Su silencio tan llamativo, pero a la vez lleno de misterio,me inspiró para diseñar la rehabilitación de las ruinas existentes intentando darles un uso diferente, innovador y vanguardista.

El monasterio fue construido en el S.VIII para acoger a los monjes benedictinos, pero con el paso del tiempo fue quedando en desuso hasta que se abandonó por completo. La construcción del monasterio comenzó en el año 912 ordenado por el Conde Fernán González. Durante un largo periodo de tiempo este lugar se convirtió en uno de los centro económicos y culturales de la recién nacida Castilla.

El punto de partida de mi proyecto está basado en un criterio impuesto en el enunciado, que consistía en tomar la literatura como fuente de inspiración. A partir de ahí pensé en la necesidad de que existan centros en los que las personas puedan aprender, practicar, experimentar y desarrollar todas sus facultades artísticas. Llegado a este punto comencé a pensar que, las palabras, los adjetivos, las descripciones, dan lugar a sensaciones y percepciones, que arquitectónicamente podrían ser representadas mediante materiales, texturas y estructuras que crearan espacios habitables.

Una de las principales cuestiones que quería resolver era la circulación y cómo se iban a integrar las diferentes partes del programa. Decidí establecer una conexión horizontal que atravesara todo el monasterio de tal forma que este elemento le otorga homogeneidad además de ligereza y una perfecta complementación con lo existente. El nexo conector tiene la característica de estar construido a base de listones de madera. Quería que la rigidez y la solidez de los muros de carga existentes pudiesen contrarrestar su peso y presencia mediante este entramado.

Como conclusión, recalcar que mi proyecto está basado en que el material se convierte en el hilo conductor que te guía. Los espacios deben ser entendidos como sinónimo de sensación. La estructura arquitectónica se encarga de la unificación de los distintos espacios que conforman ‘Entramarte’.