Noticias

28 de Enero de 2008

II Visita al Museo del Traje

El pasado martes 22 de Enero, los alumnos del primer curso de diseño de moda, hicieron una nueva visita al museo del traje.
Con ella, terminaron de ver la exposición permanente que este museo alberga. Una colección de prendas que abarca desde el siglo XVII a la actualidad. Un recorrido por distintas épocas en las que queda patente la interacción de los sucesos más relevantes de la historia, en la moda. Las revoluciones sociales, industriales, las guerras y sobre todo el papel social de la mujer, han marcado la evolución de la ropa hasta llegar a la que hoy vestimos.

Aunque apreciarla detenidamente requiere de bastante tiempo, dedicaron parte de este a la exposición de diseño textil que también se encontraba expuesta en ese momento. “ Un vestido, dos vivencias”, compuesta por una colección de increíbles cuadros realizados a partir de trajes de novia. Una metamorfosis radical para estos vestidos cedidos por distintos diseñadores.

Gisela Fortuna, tutora de la carrera de moda, organizadora y guía de esta visita, fue desmenuzando detalles a lo largo del recorrido que enriquecieron, francamente, el paso por la exposición permanente, en la que además de los vestidos expuestos encontramos una serie de televisores dispersos por las salas y en ellos, se proyectan imágenes de películas emblemáticas. Y es que el cine ha marcado el rumbo de las tendencias desde su aparición.

La visita termina en una sección en la que el visitante puede; interactuar de distintas formas con prendas de otras épocas y sentir en su propia persona las restricciones de movimiento, cambio de su figura, etc. que estas producían; o utilizar una increíble lupa-microscopio con la que se pueden ver como son los ligamentos de los distintos tejidos de la ropa que llevamos puesta; o probarse guantes aislantes de amianto que protegen del calor y del frío. En fin, descubrir, en un pequeño taller, unas cuantas vivencias que te acercan, aún más, a algo tan próximo como es aquello con lo que cubrimos nuestro cuerpo. Los tejidos, la ropa, la moda…

Fue realmente interesante y educativa esta visita. Y hubo algo que creo que a todos nos llamó la atención y es, esa celebre frase, ” El glamour se sufre”.
A lo largo del recorrido de este museo del traje, cobra un sentido completo, sobre todo en el mundo de la mujer. Gisela Fortuna lo destacó en sus comentarios y es más, el mismo museo hace referencia a esto, con algunas fotografías que delatan que; esa supuesta liberación de la mujer, hablando de aquellas prendas pasadas que nos parecen casi degradantes y tortuosas, no es tal, si tenemos en cuenta que la opción de manipular su figura para aumentar su atractivo se a llevado al terreno de una cirugía innecesaria.