Videojuegos

8 de Julio de 2011

Éxito de Raíces del Diseño Español

El rotundo éxito de la exposición «Raíces del Diseño Español» del campus de Diseño ESNE de la UCJC hace que se amplíe la duración. Se puede visitar hasta el día 14 en Matadero.

La inaguración tuvo lugar el jueves 30 de junio.

La tarde comenzó con una interesantísima mesa redonda con el objetivo de ofrecer nuevas  respuestas a las nuevas cuestiones que se plantea el mercado del Diseño en España, que contó con la participaron Enrique Loewe, diseñador y Presidente de la Fundación Loewe,  Manuel Estrada, Presidente de la Asociación de Diseñadores de Madrid (DIMAD), Juan Duyos, Diseñador de moda, Carlos Santos, Sociólogo y experto en análisis de tendencias, Pedro Mansilla, periodista y crítico de moda, que moderó la mesa, y Diego Gronda, arquitecto y Director Creativo de Rockwell Europe Group.  

La primera cuestión fue saber  ¿Qué es un diseñador? Para Diego Gronda “cada vez hay más disciplinas en el diseño y hay que saber ser diferente y no aferrarse a un sólo método. Es importante para los futuros profesionales que las respuestas empiezan a salir fuera de esa pauta”.  Manuel Estrada, por su parte, destacó la importancia del diseño  como arte para la sociedad.  “El artista se desarrolla fuera de un pedestal, debe dar en la diana. En estos tiempos de crisis, de pesimismo generalizado, el diseñador deber ser  una herramienta capaz de salir de este mundo de aburrimiento y con falta de ideas. La idea es hacer de lo cotidiano un arte con el que poder  mejorar nuestra vida a la vez que  el diseño se convierte en el nuevo motor de la economía”.

Enrique Loewe, comentó que había conocido muchos tipos de diseñador y dijo que “estamos viviendo varias crisis simultáneas. Esto es grave pero a la vez es muy interesante ya que de otras crisis pasadas han surgido grandiosas etapas en el arte como lo fueron el Renacimiento o el Barroco. Es importante  no olvidar ciertos nortes. El diseño procura ayudar a concebir una existencia de lo que somos: capaces de conseguir soluciones, de ser ecologista y de ayudar a los demás”.  

Para Carlos Santos, «El diseño se encuentra con una dualidad, por un lado tenemos a un diseñador que transforma el mundo y por otra un diseñador que es contratado por una empresa donde debe seguir las pautas de ésta y vender. El diseñador es un explorador de lobos imaginarios que  busca algo nuevo lo que da lugar a un diseñador que construya rutas de salida. En el mercado hay hueco para todos”. Finalmente, Juan Duyos no dudó en afirmar que “hay que poner valor en el diseño. En España hay mucha buena gente, sólo queda demostrarlo y sobre todo creérnoslo».

La segunda gran cuestión fue identificar el factor diferencial del diseño español. En este punto, Diego Gronda comentó cuando intentaba convencer a mi gente que  trabajáramos con España, me decían que veían en el país un ambiente muy hostil. Considero que esa hostilidad no es cierta, sino que el problema radica en una mala comunicación” además afirmó “España tiene mucho ADN que aún no es reconocido. Cuando eso explote será algo muy bueno porque sin duda hay buenas ideas, buenos materiales y una visión muy particular. Sólo falta salir y animarse”. Manuel Estrada coincidió con él, y señaló que “años atrás España fue un referente mundial en arquitectura y en gastronomía, ahora le toca al diseño. El diseño tiene el lastre industrial. Si los españoles hubiéramos sabido volcar esa misma pasión a los demás aspectos del diseño, ahora mismo tendríamos algo grandioso”. Enrique Loewe, por su parte, destacó la importancia de una buena formación “no me imagino a un Beethoven o Mozart inculto. Un diseñador no puede ser inculto, debe hablar idiomas. Sentir en sus carnes la necesidad de cambiar el mundo, de hacer cosas útiles y a la vez bellas”. Además, afirmó que  “Es fundamental trabajar en equipo y escucharse” .

Carlos Santos animó a rebuscar en los valores primitivos del diseño en España, “en España –dijo– estamos atrasados y en parte es por el tipo de empresas que tenemos. La empresa dice que no avanza porque el mercado no responde, y el mercado no responde porque no hay alternativas. Gracias a las nuevas tecnologías, ahora se puede contar la historia, redescubriendo nuestras  raíces”. Por último quiso añadir “Hace falta tomar la iniciativa. Debe existir una generación que  quiera comunicar que hay algo nuevo. Y hacer un 15M en el diseño”.

Cerró la mesa Duyos, que fue tajante al afirmar que «la principal diferencia entre España y otros países es que aquí no hay inversión. La moda está relegada a que sólo unos pocos hagan algo, porque en este país se prefiere invertir en ladrillo antes que en moda».
En paralelo y también en el Matadero de Madrid y organizado por ESNE, se celebrará (del 4 al 8 de julio), el Curso de Verano «Diseño de Comunidades Sostenibles» en el que se estudiarán y analizarán soluciones para promover un desarrollo territorial sostenible y construcciones en las que impere el diseño y su integración en el paisaje.
Después de la mesa redonda comenzó la pasarela de los alumnos de 3º de Grado en Diseño de Moda. 
Puedes visitar la exposición hasta el 14 de julio.