Factoría de Talento

17 de Julio de 2019

Estética punk en la era post-internet: Coconutscankill revoluciona la Samsung EGO

Amara Caruncho, graduada en Diseño de Moda de ESNE, es la directora creativa de la marca que ha inundado de eclecticismo y moda agender la edición número 70 de la MBFWMadrid.

“La marca surgió como un proyecto donde lo absurdo, lo cómico, la ironía, el eclecticismo y la denuncia se convirtieron en la piedra angular del juego” explica Amara Caruncho, directora creativa de Coconutscankill, una joven promesa del diseño que ha llegado a la moda española para revolucionarla. Su aventura comenzó cuando tras finalizar su Proyecto Fin de Grado decidiera seguir apostando por una moda diferente, de las que no pretenden seguir clichés ni convencionalismos.

 

 

Una aventura que desde el principio busca dar visibilidad a las prácticas sociales contemporáneas y proponer una alternativa a la seriedad y rigidez de los tiempos actuales. Es un proyecto 360º que busca expresarse ilimitadamente a través diferentes herramientas artísticas donde los medios, más que nunca, son el lenguaje.

Un discurso que ha llevado a la última edición de la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid como protagonista de la Samsung eGO, la pasarela reservada al talento emergente. Lo ha conseguido con su segunda colección ‘Me my-selfie and I’ una crítica personal a la era digital, a cómo la sociedad y la comunicación se han ido adaptando y transformando con las redes sociales, una reflexión sobre la “adicción” a vivir pegados a un smartphone y la necesidad de retransmitir todo a través de egofotos.

 

Los complementos protagonistas del desfile son diseño de la artista ‘La Luci García’.

Una puesta en escena epiléptica gracias a los visuales iniciales del artista Daniel Paramio que junto a la música bakalao que acompañaba durante el desfile, consiguieron una sensación abrumadora y reflexiva sobre la saturación de información a la que nos exponemos en la actualidad. Diseños sin género donde las siluetas respetan la figura natural del cuerpo con materiales como knit de algodón, denim, y tules fluorescentes y tejidos que provienen mayoritariamente de restos de stock y retales sumándose así al movimiento slow fashion, a la producción bajo demanda. Patrones sencillos deconstruidos con las costuras, fornituras a la vista y detalles de patchwork, a través de una estética punk.

La firma refleja una observación de la sociedad, en particular de cómo reaccionamos ante la comunicación digital. Con un carácter conceptual y contra-cultural, juega con un lenguaje que se convierte en el mensaje de cada una de sus colecciones.

Todo protagonizado por un un lenguaje visual y conceptual basado en experiencias personales de esta joven diseñadora que reconoce que no ha sido un camino fácil, pero que solo acaba de empezar. Coconutscankill promete seguir reivindicando otra moda, otra forma de vestir, de evitar caminos marcados y optar por lo creativo, por lo improvisado, reflejo de una generación que no planifica y que prefiere el ahora, el selfie.