Noticias

14 de Enero de 2008

Escuelas Pías

Un trabajo que ha devuelto a la vida a un espacio cargado de historia, que sin duda renace con un objetivo claro: Ser utilizado, interactuar con el usuario y continuar almacenando historias en su interior.

El pasado 17 de diciembre, los alumnos de tercero de arquitectura realizaron una visita organizada por el profesor Felipe Delgado, para apreciar el magnífico trabajo de rehabilitación llevado a cabo en las antiguas Escuelas Pías del distrito de Lavapiés (C/ Tribulete nº 14).
Un proyecto de rehabilitación diseñado por J.I. Linazasoro; como encargo del Ayuntamiento de Madrid y en colaboración con la UNED; para ese antiguo hospital, Ermita y posteriormente colegio, que hoy, se convierte en biblioteca y centro asociado de la UNED.

Fuimos guiados por Luis San Juan, arquitecto técnico de la unidad técnica de obras de la UNED y encargado de supervisar todo el proyecto de rehabilitación. Quién mejor para poder exponer el resultado final y las curiosidades que les acompañaron durante todo el proceso y desarrollo de la obra.

Si hay algo característico y que nos llamó la atención a lo largo de la visita es lo bien empastados que están el pasado y el presente, ya que no se ha querido reconstruir o imitar el estilo marcado por la obra original, si no, integrar, cuanto ha aguantado el paso del tiempo, en un nuevo edificio actual, práctico y con toda una nueva vida por delante.

La forma de trabajo consistió en ir desnudando el edificio casi hasta sus huesos, pero dejando visible, en determinadas zonas, las capas y ornamentos que lo recubrieron tiempo atrás.
De esta forma nos rodean paredes de ladrillo descubierto, columnas con capiteles adornados en escayola, suelos de piedra, en definitiva una presentación muy cruda y que podría resultar fría. Pero la realidad, es que no es así.
La fusión de todo esto, con gran cantidad de elementos de madera y sobre todo, el magnífico trabajo que se ha hecho en el tratamiento de la luz natural, crean un ambiente amplio y cálido.
Mediante gran cantidad de vidrieras, paredes enteras, y distintas técnicas para dispersar los rayos del sol, consiguen una luz indirecta que inunda el edificio. Muy destacable también el mobiliario, diseñado en el mismo proyecto de rehabilitación, aprovecha estupendamente el espacio y le otorga, a el trabajo y sensación general, una gran coherencia.

En definitiva, se ha querido dejar perfectamente diferenciada toda la obra nueva realizada, respetando cuanto quedo como testimonio de tiempos pasados pero fusionándolas con armonía y crear un espacio práctico y cargado de personalidad.