Videojuegos

14 de Mayo de 2013

Entrevista a Alberto Carlier ganador de 3 premios Feelmotion 2013

Alberto Carlier es alumno de 2º curso del Grado en Diseño y Desarrollo de Videojuegos, tiene 27 años y, aunque es gaditano de nacimiento, lleva toda su vida viviendo en Madrid. El año pasado se presentó a la beca Jóvenes Creadores ESNE y la consiguió. Alberto es un ‘hombre orquesta’, ya que es interprete, director y guionista, entre otras cosas. Ha presentado su cortometraje Adicto en la II Edición del certamen FEELMOTION  y ha ganado los premios Mejor Ficción Comedia, Mejor Dirección de Imagen Real y Premio del Público de Imagen Real.

  1-El año pasado ganaste la beca Jóvenes Creadores ESNE, ¿qué proyecto presentaste?

Puesto que no tenía conocimientos en programación, diseño o modelado 3D, decidí trabajar con lo que sé hacer. Presenté un vídeo en el que yo mismo explicaba un concepto de videojuego como si estuviese en pleno proceso de desarrollo. La entrega consistía en la pieza de vídeo, los documentos explicativos sobre el funcionamiento del juego y una pequeña composición musical para el mismo que me animé a realizar.

 2- ¿Cómo es tu experiencia universitaria en ESNE?

Creo que en toda carrera, a los alumnos les encanta criticar todo lo posible. Nos quejamos de la cantidad de prácticas que tenemos que hacer, de problemas con programas, del frío en invierno y del calor en verano. Pero sinceramente creo que cuando todos salgamos de aquí nos quedaremos con lo importante. Y lo que no puedo dejar de pensar es que un grupo de personas lleva tiempo trabajando muy duro para permitirnos a nosotros estudiar lo que nos apasiona, y que hace apenas unos años era imposible. Estudio en una escuela donde los profesores nos atienden de forma personal siempre que lo deseemos, tenemos aulas y material apropiado, zonas de descanso, terraza y eventos como este festival que nos ocupa. No me siento obligado a decir nada en favor de mi centro, sencillamente no se me ocurre un sitio mejor ahora para estudiar la verdad.

Y quiero agradecer personalmente a esa gente la oportunidad que nos están dando.

3- ¿Animarías a los estudiantes que quieren entrar en ESNE a presentarse al concurso de becas Jóvenes Creadores ESNE?

¿Cómo no voy a hacerlo? Es una oportunidad única para poder ahorrar mucho dinero para aquellos que lo necesiten. En realidad no requiere un esfuerzo sobrehumano, simplemente hay que tratar de ser original y demostrar que tienes talento. Además sirve no sólo en el ámbito económico sino también para entrar con buen pie en la carrera y hacer que tu nombre ya suene entre el profesorado.

4-Antes de venir a ESNE estudiaste otra titulación, ¿porque decidiste estudiar el Grado en Diseño y Desarrollo de Videojuegos?

Coincidiendo con el principio de la crisis acabé una diplomatura en montaje cinematográfico en la escuela TAI. Puesto que no había trabajo, tenía que tomar la decisión de invertir estos años en un empleo que no me llevara a ninguna parte o hacer el esfuerzo de aumentar mi formación. Por suerte hay gente que se ha tomado muchas molestias para hacer que esta carrera sea posible.

Antes de la escuela de cine ya probé suerte con ingeniería informática, pero la parte centrada en videojuegos era insignificante. Lo que más me gusta es la estrecha relación que mantienen hoy en día el mundo del cine y del videojuego, y me gustaría ayudar a explotarla todavía más.

 5- Tu cortometraje «Adicto» ha ganado 3 premios en Feelmotion 2013. Háblanos  de tu corto. 

Alberto Carlier, alumno de ESNE
Alberto Carlier, alumno de ESNE

El cortometraje se llama “Adicto”. Estaba nominado en la categoría de ficción/comedia. Anda a medio camino entre un spot y un corto ya que sólo cuenta con música de fondo, sin diálogo. Puesto que no teníamos presupuesto para alquilar material de grabación de sonido, no quería que la mala calidad del audio afectase al resultado final, por eso tuve claro desde el principio que no tendría diálogos.

La historia que cuenta hace referencia a un chico que siente una adicción enfermiza hacia su móvil y de cómo afecta a su personalidad el hecho de quedarse sin él durante una semana. Pasará de echar de menos acciones cotidianas como manipular fotografías de forma táctil hasta acabar teniendo alucinaciones.

Para inspirarme no tuve que ir a buscar muy lejos, ya que se basa un poco en mi propia persona. Debido a las quejas de mi familia y amigos acerca del tiempo que dedico al teléfono, pensé cuánto me costaría vivir sin él una temporada.

6-¿Te has encargado de toda la creación y desarrollo?

Por supuesto que no. En la industria del cine y el videojuego, como en muchas otras, el trabajo en equipo es fundamental. Me encargué de la dirección del mismo e interpreto al personaje principal. Sin embargo, mis compañeros me ayudaron con el guión, sobre todo en cómo cerrar la historia, algo en lo que estaba atascado. Al mismo tiempo se encargaron de la cámara, que en este caso era mi propio teléfono móvil, y también interpretaron el resto de papeles en la historia. Por último, me encargué del montaje, en el cual me ayudó mi mejor amiga con algunos retoques en la edición que mejoraron el resultado final.

 

Alberto Carlier, alumno de ESNE
Alberto Carlier, alumno de ESNE

7- En un concurso del grupo de música El canto del Loco, quedaste finalista, ¿En qué consistía el concurso y qué aprendiste?

Debíamos realizar un videoclip haciendo uso de la canción “Quiero aprender de ti” del mismo grupo. El tema era libre y la técnica también. Optamos por contar la pequeña y triste historia de un mimo al que nadie parece hacer caso. La verdad es que sigo bastante contento con el resultado.

Como de cada proyecto, aprendí de los errores de grabación cometidos entonces para la siguiente ocasión. Al mismo tiempo te das cuenta del gran talento que esconde mucha gente por todo el mundo, y que tienes que aprender a dar lo mejor de ti si quieres llegar a conseguir algo.

 8-¿Hasta qué punto se pueden aprovechar las sinergias entre la creación de cortos y de videojuegos?

Existen incontables géneros en esta industria. Desde juegos de puzzles como el famoso “Tetris” hasta otros que nos crean una injusta mala fama como “Call of Duty” o “Grand Theft Auto”. Otros títulos como “Heavy Rain” apuestan por usar el videojuego como una evolución del cine, ofreciendo al jugador películas interactivas en las que podemos decidir sobre el devenir de la historia. El lenguaje cinematográfico es exactamente el mismo. Todavía hay mucha gente que no se toma en serio este sector y sigue considerándolo destinado a niños o adolescentes.

Los videojuegos de hoy en día se parecen cada vez más a las obras que todos vemos en las salas de cine y mi sueño es poder conseguir que el público adulto sea capaz de emocionarse de igual forma con un videojuego.

Para ver Adicto, picha aquí