Factoría de Talento

31.05.2021

Dos alumnas de Interiores transformarán un espacio multifuncional para la Fundación Balia

En España 1 de cada 3 niños está en riesgo de pobreza y exclusión social. La Fundación Balia trabaja con el objetivo de ayudar a algunos de estos menores a labrarse un futuro digno. Se trata de una organización sin ánimo de lucro que, desde el año 2001, lucha contra la pobreza infantil en España a través de la educación.

ESNE y la Revista Interiores se unieron hace unos meses para lanzar el Premio de Diseño Espacio Fundación Balia, en colaboración con la propia institución y el reconocido interiorista Raúl Martins.

La finalidad de este Premio era la de seleccionar un proyecto para la reforma y adecuación de uno de los espacios de la Fundación Balia, con la intención de crear un área versátil y flexible que se adapte a las necesidades de la ONG.

Tras lanzar la iniciativa y después de meses de trabajo y creatividad, un total de 48 alumnos del Grado en Diseño de Interiores de ESNE presentaron sus propuestas al certamen de diseño.

Tres han sido los proyectos ganadores de los cuales el primero ha ido para “Piruletas”, un trabajo realizado por Adriana Hevia Montilla y Marta Moreno Arquero que, además de ejecutarse en la propia Fundación Balia, se publicará en un artículo en la Revista Interiores.

El segundo premio ha ido a parar a “Matrioshka” de Marina Martínez Parpolowicz y Ana Robinson Pastor y, el tercer premio, ha sido para “Damero” de Casilda Gómez Lorenzo y Eulalia Álvarez Pardo. Todas ellas han recibido una invitación para la cena de gala de los Premios Interiores, que se celebrarán el próximo otoño.

Así es el trabajo de Adriana Hevia y Marta Moreno

El proyecto ha sido creado bajo el lema ‘Balia sacará la luz que llevas dentro’ con el objetivo de diseñar un espacio que reflejase el concepto en cada zona de la sala, es por ello que escogieron como elemento principal la proyección de luces jugando con la gama de colores de un arcoíris.Esto refleja a cada niño que entra en la Fundación, pues cada uno tiene la oportunidad de explotar al máximo sus sueños y virtudes.
El elemento clave del proyecto es el techo que ha sido diseñado con piezas colgantes circulares y cuadrangulares, con un material transparente que deje pasar la luz y proyectando su color en el espacio.
En cuanto al mobiliario, se ha tenido en cuenta la necesidad de almacenaje, colocando muebles en la zona del ventanal y bancos en forma de prisma cuadrangular.
Las mesas son regulables en altura, para la comodidad y accesibilidad de los niños de todas las edades. Para dotar al espacio de un aspecto más juvenil, las columnas y una de las paredes están recubiertas de pintura de pizarra, para dejar volar la imaginación de los niños.
La terraza recubierta de césped artificial, tiene una zona de descanso, posibilidad de hacer distintos juegos y varias zonas de huerto, involucrando a los niños en este tipo de actividades.

Los objetivos de Fundación Balia

Dar las mismas oportunidades a los menores en riesgo de exclusión para que puedan desarrollar su talento y romper con el ciclo de pobreza, sensibilizar sobre la realidad social de grupos desfavorecidos fomentando la concienciación e implicación de la sociedad y poner en práctica proyectos pedagógicos con el fin de prevenir situaciones de abandono y aislamiento, combatir el fracaso escolar, potenciar la educación en valores y facilitar la inclusión social apoyando a
familias con escasos recursos económicos y, a menudo, con dificultades para la
conciliación, son los objetivos de la Fundación.

Conoce toda la labor de la Fundación, aquí.