Noticias

22 de Octubre de 2008

Creativo ante cualquier situación

Decía Picasso que no hay que esperar a que llegue la inspiración para ponerse a trabajar sino procurar que la inspiración te coja trabajando.

Por brillante que se pueda ser, las musas no siempre acompañan. Y si esto es cierto en todos los casos, más aún cuando el ritmo de trabajo depende de personas y circunstancias ajenas al creativo; cuando las fechas de entrega y la productividad son quienes marcan la cadencia en la cámara de boga de la imaginación.

Expuesta esta problemática y con la intención de que este hecho se tenga en cuenta desde el principio, se propuso a las alumnas y alumnos de primero de Diseño de Moda, la siguiente experiencia:

Crear un collage, a partir de una lista de palabras, para posteriormente, realizar una adaptación del mismo sobre el maniquí, con un diseño que guarde la esencia y personalidad de esa composición inicial.
Como premisa, la inexistencia de; una temática definida; un tiempo previo para la búsqueda de inspiración; o de cualquier material de partida, salvo aquel que puedan conseguir por sus propios medios y en un espacio limitado, de tal modo que varíen la forma en que ven y entienden el entorno hasta concebirlo como fuente, no sólo de inspiración, si no capaz de abastecer y de adaptarse a sus necesidades.
Vamos, “todo facilidades”, además y por último, se pidió que todo esto, lo desarrollaran con la dificultad añadida de hacerlo en equipo.

Después de la formación de los grupos, estos más que interesantes, ya que después de dos semanas de curso aún no se conocen en exceso, y con el único punto de apoyo o directriz como el que constituía la lista de palabras elegidas entre las obtenidas mediante un brainstorming, o tormenta de ideas, se pusieron manos a la obra.

¿El resultado de la experiencia? Sensacional. Muy superior al esperado. Completamente grato y satisfactorio para todos, tanto para el alumnado, como para el profesorado. Con unos diseños más que sugerentes, como se puede apreciar en las fotos, que hacen prever una evolución exponencial en estos estudiantes. Además, fue un inmejorable trabajo en equipo que mostró las grandes virtudes que puede presentar éste tipo de mecánica.

En definitiva, una experiencia que unió al grupo, potenció la confianza de cada uno en si mismo y en los demás, y que ocasionó la oportunidad de contrastar ideas consiguiendo así una visión más amplia con la que poder generar nuevos rumbos de creatividad, sin olvidarnos por supuesto, del consejo que subyace en la experiencia en si. Y es que “Para mantenerse en una profesión creativa, se ha de ofrecer lo mejor de uno partiendo, o no, de las mejores ideas y trabajando, o no, sobre elementos afines a las propias inquietudes”.

… que la inspiración te coja trabajando…