Profesores

10 de Abril de 2014

Carlos García detrás de la identidad gráfica del CDN

Carlos García González, arquitecto y diseñador, Coordinador del Área de Diseño Arquitectónico y Producto y coordinador del Grado en Diseño de Interiores de ESNE, Escuela Universitaria de Diseño, Innovación y Tecnología de Madrid, diseña los últimos cinco grandes carteles de la temporada 2013-14 para las obras teatrales del Centro Dramático Nacional.

Carlos García y el CDN

El CDN ha llegado a ser referente nacional en cartelería, gracias a los diseños de afamados diseñadores que han pasado por su tablas. En estos momentos el CDN busca una línea reconocible, un nuevo estilo y lenguaje para la segunda mitad de esta temporada.

ESNE:  ¿Cuándo se puso en contacto contigo el CDN?

Carlos: Me llamaron desde el CDN porque su Director, Ernesto Caballero, buscaba una línea más parecida a los carteles que se diseñan en el teatro Polaco. En Polonia, tienen una tradición muy grande en esta disciplina. Yo ya llevo muchos años haciendo carteles y dossieres para compañías de teatro, como La Belloch. También he diseñado el último CD de KUVE con la discográfica BMG/Sony y he expuesto mis dibujos en varias galerías y en el Museo ABC de la Ilustración. Supongo que a raíz de este trabajo supieron de mí. Tras superar una serie de pruebas decidieron contar conmigo para hacer los últimos 5 grandes carteles, como una especie de serie que cierra la temporada.

ESNE: ¿En qué consiste el trabajo de un Diseñador de carteles?

Carlos: El oficio de diseñador de carteles, en mi opinión, es muy importante, ya que es lo primero que se ve de una obra. Cuando una compañía teatral realiza un proyecto, lo que posteriormente quieren es que les programen en teatros y salas, y para ello necesitan 2 cosas: un cartel y un dossier. El cartel debe condensar el espíritu de la obra en una imagen y es la primera información del espectador ante la obra de teatro. He visto grandes obras irse al traste por tener malos carteles, muchas veces no se le presta la atención que merece y se acaba haciendo de una forma residual. Una obra buena con un cartel malo se perjudica a sí misma, por lo que pienso que este perfil profesional tendría que incorporarse siempre al equipo de trabajo. Me parece extraño, además, que los Premios Max de Artes Escénicas no tengan una categoría para los carteles, ya que es otra vertiente artística y hay carteles realmente buenos y diseñadores y artistas en España fantásticos. Además los carteles, al menos los del CDN, tienen una difusión enorme, empapelan literalmente Madrid. Los puedes ver por paradas de autobús, quioscos, Metro, incluso imprimen unas lonas de 15 metros que visten la fachada del Teatro Valle Inclán. Razón de más para cuidar esta disciplina

ESNE:  ¿Cuál es, entonces, tu labor en el CDN?

Carlos: Mi función es canalizar las ideas de las personas que intervienen en el proyecto y mi interpretación de lo que subyace en el texto de la obra, que me leo previamente para plasmarlo todo en un cartel. Para ello me gustaría destacar el papel del Director Ernesto Caballero, ya que es un hombre de teatro extremadamente culto, y trabajar con él es un verdadero placer, aporta muchas ideas. Para mí esto es un trabajo de conversación. Mi serie de cinco carteles, apuesta por llevar el teatro a la expresión facial, a la mirada. Evito los objetos, que magistralmente utilizó el anterior diseñador Isidro Ferrer. En mi opinión, el teatro se hace a través de personas y mi labor la resumiría en la búsqueda del encuadre y la mirada de un personaje que exprese lo que yo entiendo que es la obra.

ESNE:  ¿Cuántos carteles componen esta serie?

Carlos:: Cinco. «Dionisio Riduejo, Una pasión Española» de Ignacio Amestoy, un falangista arrepentido que perteneció a la División Azul que he representado con un águila, símbolo franquista, con el pico quebrado. El Ciclo de José Ricardo Morales, un interesantísimo autor chileno, y que es profesor de arquitectura en Chile, que hace una especie de teatro del absurdo que él denomina teatro de la incertidumbre. «El Triángulo Azul» de Laila Ripoll y Mariano Llorente, una obra que habla de un grupo de españoles en el campo de concentración de Mauthausen, a los que les hacían llevar un triángulo azul en el pecho, para distinguirles de otras nacionalidades, que en mi opinión fueron auténticos héroes y que aprovecho para decir que España no tiene ninguna, escultura, placa, hito o referencia a estos hombres que lucharon por la libertad. También he hecho el musical de “Como Gustéis” de William Shakespeare, con un gesto de una mujer que se mueve entre lo sublime de la música y el texto, que me enamora. Y el último, otra versión contemporánea de Shakespeare, dirigido por Andrés Lima, con Carmen Machi y Javier Gutiérrez luchando por ser Presidentes de la Xunta de Galicia, “Los Mácbez”, en el que he dibujado a Felipe III y Margarita de Austria, los reyes que regentaban el reino de España en la época en la que se escribió el Macbeth original, con cabezas de gamba y langostino. Él lleva un cuchillo ensangrentado y los bigotes de los crustáceos hacen que el cartel tenga la composición más expresionista de los cinco.

Dionisio Ridruejo
Cartel de Dionisio Ridruejo para el CDN diseñado por Carlos García
Como Gustéis
Cartel de Como Gustéis para el CDN diseñado por Carlos García
El triángulo azul
Cartel de El triángulo azul para el CDN diseñado por Carlos García
Los Macbez
Cartel de Los Macbez para el CDN diseñado por Carlos García

ESNE:  ¿Sigues alguna línea de diseño?

El enfoque conceptual es buscar la mirada, el zoom de la expresión facial o corporal de un personaje de la obra. Los colores y el estilo entiendo que son mi estilo de dibujar.

ESNE: Tú eres arquitecto, ¿de dónde viene esta afición por el dibujo?

Es culpa de mi padre. Él dibujaba mucho mejor que yo y desde pequeño intenté imitar sus cuadernos. Pero la arquitectura es quizá mi mayor pasión. También me gusta la teoría, acabo de entregar mi tesis doctoral, Atlas de Exodus, y sinceramente creo que es uno de mis mejores proyectos, y estamos hablando de unas 320 páginas de texto. Mi interés por la arquitectura y la teoría de la arquitectura ha sido después de dibujar. Hay muchos arquitectos que son grandes dibujantes, no es nada extraña la relación.

ESNE: ¿Te has encontrado con alguna anécdota durante el diseño de los carteles?

La gente me manda mensajes con fotografías de carteles que ven por la ciudad. Esto me divierte y me encanta. No me acostumbro a ir con la moto y ver mis dibujos por todos lados. La ciudad es la mejor de las salas que podía imaginar para mi trabajo gráfico. El cariño que recibo no tiene precio.

ESNE:   ¿Crees que habrán futuras colaboraciones con el CDN tras este proyecto, o si te gustaría trabajar en algo más con ellos en teatro o similar?

Sin duda alguna. De momento he acabado la temporada 2013-14 y he podido trabajar y conocer a mucha gente y quién sabe qué ocurrirá los años venideros. Estoy seguro de que en el futuro podremos colaborar en más cosas. De momento estamos preparando una exposición que se inaugurará después de Semana Santa con un proyecto de Diseño Arquitectónico e Interiorismo, de una cafetería que hemos hecho desde el grado en Diseño de Interiores de ESNE. Es un proyecto precioso y que saldrá a luz en esta exposición a la que el Director del CDN, Ernesto Caballero seguro que vendrá.