Factoría de Talento

4 de Diciembre de 2019

Alejandro Caro diseña la última portada de El Duende

Hablamos con Alejandro Caro sobre su diseño para la revista El Duende. Una edición donde las letras y la poesía son las protagonistas.

La revista cultural El Duende (originariamente El Duende de Madrid) se editó por primera vez en mayo de 1998. De temática cultural, afronta cada mes un tema de portada de forma monográfica. Y una de sus características es que el formato y diseño de la publicación varía a lo largo de sus ediciones, en muchos casos adaptándose a la temática de la edición.

La imagen de la última portada de la revista ha sido diseñada por Alejandro Caro, alumno del Grado en Diseño Multimedia y Gráfico y especialista en el arte de la caligrafía y el grafiti. Una edición que tiene como temática “Versos Desencadenados. Un paso por las letras” y que se ha convertido en otro ejemplo del talento creativo de los alumnos y alumnas de ESNE.

Hemos hablado con Álex para que nos cuente esta experiencia:

¿Cómo surge la colaboración con la revista El Duende?

Fue a través de una campaña de Johnnie Walker relacionada con el mundo de la poesía y las letras a nivel nacional, que celebraban durante un mes en el Barrio de las Letras de Madrid. Lo que estaban buscando era un artista gráfico que tuviera un estilo urbano. A raíz de esta colaboración la agencia de El Duende me propuso la idea de realizar la portada.

¿En qué te inspiraste para hacer la portada?

En el mundo editorial y gráfico se trabaja a contrarreloj por lo que tuve poco tiempo para realizarla, pero me inspiré en el contenido del número. Me imaginé una publicación de El Duende lleno de letras, una imagen que reflejase una unión entre caligrafía y expresión, de ahí su estilo saturado.

¿Cuáles son tus trabajos más recientes antes de la revista?

Presenté un proyecto para Johnnie Walker que consistía en customizar dos caminantes, logotipo de la empresa, que medían 2,10m. Me seleccionaron y tuve que pintarlos y llenarlos de letras. Uno de ellos fue pintado en vivo en el Barrio de las Letras. Además, el año pasado colaboré en dos exposiciones internacionales: en un festival de caligrafía en Berlín y en otro celebrado en Roma.

¿Cuándo empieza tu interés por la caligrafía?

Empezó hace dos años, pero siempre he estado unida a ella gracias mi afición por el grafiti. Me interesé, no solo en lo que pone en la pablara, sino en cómo están escritas las letras, sus colores, sus formas, etc.

¿Cómo definirías tu estilo?

Mi estilo es buscar la máxima expresividad. Para mí las letras son imágenes y lo que quiero ver es qué puedo evocar con imágenes, no con palabras.

¿Por qué el Grado en Diseño Multimedia y Gráfico?

Porque buscaba algo que se adaptara a mí y creo que en este Grado puedo aprender a transmitir mensajes con imágenes y seguir formándome en el área del diseño.