Noticias

21.07.2020

5 razones para estudiar Diseño y Desarrollo de Videojuegos

La mayor parte de los profesionales que se lanzaron al desarrollo de videojuegos en sus inicios, allá por los años 80, lo hacían sin tener una formación específica; siendo ingenieros, programadores o artistas que adaptaban su formación y conocimientos a las escasas herramientas que existían para los microordenadores y consolas de 8 bits de la época.

Todo aquel que quisiera dedicarse al desarrollo de videojuegos en cualquiera de sus principales áreas – diseño, programación o arte -, no tenía más opción que optar por carreras menos especializadas, como Ingeniería Informática o Bellas Artes y hacer un esfuerzo extra para adquirir las competencias específicas, ya fuese de forma autodidacta o a través de formación no reglada.

Hasta hace diez años, antes de que ESNE pusiera en marcha su Grado Oficial en Diseño y Desarrollo de Videojuegos, no existía formación reglada en el ámbito de la creación de Videojuegos.

Desde aquellos inicios el sector ha vivido una absoluta transformación. No sólo existe formación totalmente orientada en el desarrollo de videojuegos, sino también las herramientas específicas, así como los kits y entornos de desarrollo, democratizando y abriendo las puertas a la creación de videojuegos prácticamente a cualquiera.

Por eso, para quienes estén dudando si optar por una formación reglada específica en el ámbito del desarrollo de videojuegos, pasamos a enumerar cinco razones por las que es una buena idea seguir este itinerario:

1. El sector del videojuego goza de una alta empleabilidad

La industria del videojuego en España no ha dejado de crecer en ningún momento. Cada vez hay más jugadores, más lanzamientos, más plataformas y más actividades. Es decir, es un sector que cada vez necesita más y mejores recursos y por supuesto, más y mejores profesionales.

Según el anuario de AEVI, la industria del videojuego facturó 1.479 millones de euros en 2019, con una base superior a los 15 millones de usuarios. Esto convierte a España en uno de los 10 principales mercados mundiales del sector, superando en facturación a la suma de las industrias de la música, con 296 millones de euros, y el cine, con 624 millones de euros.

El Libro Blanco del Desarrollo Español de Videojuegos, promovido por DEV – Asociación española de empresas productoras y desarrolladoras de videojuegos y software de entretenimiento – destaca que el sector facturó en 2018 un 14% más que en 2016, incrementando además su plantilla en un 8,9%. La previsión es que el empleo crezca un 12,2% anualmente hasta llegar a los 11.000 puestos de trabajo directos en 2022.

Grado en Diseño y Desarrollo de Videojuegos

2. Las competencias adquiridas son aplicables a otras industrias que no tienen nada que ver con el ocio interactivo

Las competencias necesarias para desarrollar un videojuego y las tecnologías usadas en el proceso trascienden por completo a otros sectores.

Esto significa que, por ejemplo, un profesional del desarrollo de videojuegos especializado en la rama de programación podría trabajar sin problema desarrollando aplicaciones para dispositivos móviles, sistemas de inteligencia artificial o machine learning para el sector financiero o en cualquier otro ámbito donde se requiera un programador.

Algo parecido ocurre con muchas de las tecnologías que se aplican en el desarrollo de videojuegos. Un ejemplo perfecto es el caso de la serie de televisión de Disney, basada en el universo Star Wars, The Mandalorian. Los efectos visuales de algunos de los escenarios han sido creados utilizando el motor Unreal Engine 4 – ampliamente extendido en la industria del videojuego – y proyectados directamente en el set de rodaje a través de enormes paneles LED, en vez del habitual croma verde.

3. Desarrolla las competencias que más se ajusten a tu perfil

Aunque se dan casos de videojuegos que han sido desarrollados por una única persona – como ha sucedido con Undertale -, no es lo más habitual. Incluso en el ámbito independiente, lo normal es que un equipo de desarrollo equilibrado esté formado por, al menos, un miembro especializado en cada una de las principales áreas: programación, diseño y arte.

En el Grado Oficial en Diseño y Desarrollo de Videojuegos de ESNE los estudiantes pasan por un primer curso donde se afianzan las bases de estas tres ramas. A partir del segundo curso se empieza a definir la especialización de cada estudiante. Y ya en tercero y cuarto curso, el plan de estudios está totalmente adaptado a cada perfil, con asignaturas específicas para las tres especializaciones.

Incluso hay asignaturas concretas para cubrir perfiles profesionales fuera de estas tres ramas principales, como es el caso de la producción, el marketing o la comunicación.

4. Elige en qué parte del mundo quieres trabajar

Si la industria del videojuego es un sector en crecimiento en España, fuera es aún mayor, alcanzando en 2018 una facturación total de alrededor de 122.500 millones de euros, una cifra que lo sitúa a la par que la industria del cine y la televisión, que durante el mismo periodo facturó 123.500 millones.

Este crecimiento constante, a su vez, permite que se amplíe el tejido productivo, aumentando las oportunidades laborales ya que se necesita un número mayor de profesionales debidamente preparados. 

¡Si tienes claro que tu desarrollo profesional pasa por salir a descubrir mundo, el sector del videojuego te lo pone en bandeja de plata! Eso sí, es absolutamente necesario tener un buen nivel de Inglés, y por eso el Grado en Diseño y Desarrollo de Videojuegos contempla esta asignatura en su plan de estudios. 

Aunque no todo pasa por salir de España para optar a un puesto de trabajo internacional. Muchas empresas tienen establecido el trabajo remoto desde hace años y se desenvuelven perfectamente de esta manera. Un ejemplo muy claro es Halfbrick, responsables de títulos como Fruit Ninja, que cuenta con una sede principal en Australia y un montón de profesionales repartidos por todo el globo, entre los que se encuentran dos Alumni de ESNE que actualmente trabajan para esta empresa desde Madrid.

5. El mejor claustro docente que podrás encontrar

Partimos de la base de que todo buen docente tiene un vasto  conocimiento sobre la materia que imparte. Esto es obvio.

¿Pero qué tal si dijéramos que muchos de los profesionales que forman parte del claustro del Grado en Diseño y Desarrollo de Videojuegos de ESNE, además de tener una dilatada experiencia en el ámbito docente, son profesionales en activo en el sector del videojuego? Así, por citar solo un ejemplo, el profesor que imparte la asignatura de Gestión empresarial de proyectos de videojuegos, ostenta el cargo de productor en su propia compañía y acumula más de 25 años de experiencia en el sector.

Bonus track: ¡En el centro de Madrid!

Con un campus de más de 8.000m2 situado en el centro de Madrid, los estudiantes no solo tendrán acceso a las mejores instalaciones con los mejores equipos, sino que además estarán en una ubicación privilegiada, con un amplio abanico de opciones de transporte, tanto público como privado.

Y por si esto no fuera suficiente, ¡ESNE tiene los mejores nombres de aulas!

No es lo mismo ir a clase de Animación 3D Avanzada en el aula 1.3, que ir a clase de Animación 3D Avanzada en el aula Miyamoto, o en el aula Kojima, ¿verdad?

No es una razón decisiva, pero sí un detalle más de los muchos que tiene ESNE, donde los videojuegos están presentes en los mismísimos cimientos del campus.